viernes, 11 de julio de 2008

Una raya en el mar

Mi vida la dejé
Entre Ceuta y Gibraltar
Soy una raya en el mar
Fantasma en la ciudad
Mi vida va prohibida
Dice la autoridad


Impresionado por las últimas noticias que llegan desde El Estrecho, a tan sólo unos cientos de kilómetros de mi casa, quiero rendir desde aquí un pequeño homenaje a esos niños, mujeres, hombres que dejan sus vidas en el fondo del mar, en la búsqueda de un futuro mejor. Desgraciadamente, estos no son los únicos, desde 1998 a 2007 van contabilizadas al menos 4.003 muertes en El Estrecho, por eso nuestros "queridos políticos",
tienen la gran idea de "amurallar Europa" (esa Europa que hasta hace no mucho tiempo emigraba en busca de un futuro mejor) mediante el blindaje de fronteras, el control marítimo y las expulsiones aún sabiendo que las consecuencias no son otras que miles de personas en situación irregular, tráfico ilegal de personas y más y más muertes en el mar. Mientras siga habiendo tanta injusticia, tanta miseria y hambre habrá millones de hombres y mujeres que estarán dispuestos a saltarse fronteras, ejércitos, tratados y lo que haga falta por llevarse un trozo de pan a la boca.

Otro mundo es posible.



A todos los niños,mujeres y hombres que pierden su vida, su esperanza y sus sueños en el mar

1 comentario:

Israel G. Montejo dijo...

estoy completamente de acuerdo contigo.la unión eurpea se olvida de sus orígenes y da la espalda a millones de personas que no tienen ni siquiera agua para beber. que muera gente en el estrecho es una de nuestras mayores verguenzas. igual que circula el dinero, que circule la gente. sin cortapisas. hay un nuevo muro de la verguenza, aunque este no sea de hormigón, sino de mar.