domingo, 21 de febrero de 2010

La Maliciosa


Con un invierno como este y tras la nevada de la última semana, es imposible resistirse y no pegarse el madrugón ( y ya van quince días consecutivos levantándome a las 6 de la mañana, ¡¡¡tengo sueño, mucho sueño!!!) para disfrutar de un día de montañismo invernal con raquetas de nieve.
Nos citamos Rubi, Isra y yo en el aparcamiento de Navacerrada a las 8 de la mañana. Por la cantidad de coches que suben a estas horas por el puerto está claro que no somos los únicos "pringaos" que han cambiado su caliente y acogedora cama por el frío y rudo tiempo con el que nos despierta el día.
A pesar de que el termómetro del coche indica -3º grados , la sensación térmica es de mucho más frío del que sufrimos en Peñalara el fin de semana pasado, cuándo marcaba -11º. Todo culpa del fino viento y la niebla.
Confiados por la previsión metereológica que anunciaba un día despejado, sin apenas complicaciones, emprendemos la marcha a las 8:45 dirección Cabezas de Hierro. La idea inicial era subir al Alto de Guarramillas (Bola del Mundo) y de allí por el Collado de Valdemartín hasta las Cabezas de Hierro y hacer la vuelta por el mismo camino. Y digo que la idea era esta porque por causas mayores hubo que cambiarla. O bien leímos mal la previsión o el sustituto de Montesdeoca estaba de libranza, pero el caso es que el cielo despejado brillaba por su ausencia y en su lugar una espesa niebla y una fuerte ventisca impedía ver apenas cinco metros más adelante... y nosotros sin GPS. A duras penas y siguiendo algunas huellas conseguimos enlazar con las zetas que llegan hasta Bola. En mitad de la subida nos cruzamos con un montañero solitario, Pablo, que bajaba de las antenas y que nos dice que tenía intención de ir hasta la Maliciosa pero que la cosa por ahí arriba está mucho peor, le contamos que nosotros vamos a Cabezas de Hierro y que si quiere puede acompañarnos, acepta la invitación y en pocos minutos llegamos al alto.
Efectivamente, como bien dijo Pablo, aquí todo está mucho peor, ni siquiera conseguimos ver las famosas antenas que en condiciones normales se verían hasta desde Madrid. Tras unos momentos de dudas, decidimos que visto lo visto (mejor dicho, no visto lo no visto) mejor volvernos para el puerto, tomarnos unas cervezas o unos caldos y volvernos para casa. Pero aquí es cuando aparece otro montañero solitario, Jesús, le preguntamos que dónde va y que si lleva GPS, nos dice que va a La Maliciosa y que sí, lleva GPS, nos acoplamos y el grupo de tres que tenía previsto ir a Cabezas es ahora de cinco y va a La Maliciosa, eso sí a ciegas y confiando en ese pequeño GPS de pulsera que nuestro nuevo compañero lleva en una de sus muñecas. Charlando como si los cinco nos conociésemos de toda la vida (me gusta el buen rollo que suele haber en la montaña), entre la niebla, la ventisca y aveces algún esporádico claro vamos avanzando hasta llegar a La Maliciosa.
En la cima, el frío y el viento se acentúa pero tal vez por un gesto de los dioses, la nubes se abren y nos permiten por unos minutos disfrutar de unas espectaculares vistas de Navacerrada pueblo, del cordal de Cuelgamuros, Abantos y hasta las Machotas. Tras las fotos de rigor y un rápido tentempié, volvemos otra vez a ciegas por dónde hemos venido. Ahora la bajada desde el Alto de Guarramillas hasta el Puerto está totalmente despejada y se puede observar la gran cantidad de nieve que caída en los últimos días en nuestra sierra. Entre plásticos, trineos y sonidos de ambulancia llegamos a un atestado aparcamiento, intercambiamos teléfonos y mails con nuestros compañeros de marcha y el grupo inicial de tres se da un merecido homenaje en forma de montado (de casi un barra) en el mítico Romantic de Guadarrama.

Comenzando la ruta desde el Puerto de Navacerrada

Entre la espesa niebla se intuyen las siluetas de Rubi e Isra

Parece que refresca

Si te fijas se ven las antenas

Último repecho a la Maliciosa

Y las nubes nos dan una tregua

En la cima de La Maliciosa

Un claro en las nubes, abajo el embalse de Navacerrada


La Maliciosa desde el Collado del Piornal

En la Bola

Rubi bajando al Puerto de Navacerrada

Bajando con el Embalse de Navacerrada de fondo

Al fondo Abantos y Las Machotas

Puerto de Navacerrada

Las antenas del alto de Guarramillas y la Maliciosa iluminada

jueves, 18 de febrero de 2010

Curso Alpinismo en Guadarrama


Los pasados días 13 y 14 de Febrero y en medio de lo que ahora llaman "ola de frío" ( y digo yo, de toda la vida en invierno hace frío, ¿no?) tuvimos nuestro primer contacto con el alpinismo. Impartido por Fran de TodoVertical, realizamos un curso básico en montañismo invernal en la zona de Peñalara y en el que hemos adquirido (o eso se supone) los conocimientos para progresar y asegurarnos en condiciones invernales de baja y media dificultad. Ahora los términos nudo de alondra, anclaje, cordino, cinta express, chapar y otros muchos nos son más familiares.
El primer día nos citamos a las 8 de la mañana en el aparcamiento de Cotos, que en ese momento estaba a -11º, y partimos dirección Peñalara. En una de las primeras rampas comenzamos a practicar las técnicas de autodetención y progresión sin crampones. Tras un tiempo de asimilación de estas técnicas nos pusimos con el montaje de diferentes reuniones, anclajes en nieve, piolet vertical e hicimos un simulacro de rapel. Sin descanso nos pusimos con la técnica de progresión con seguros intermedios..¡¡¡vaya lío de nudos, cuerdas, anclajes, y mosquetones!!!. Recogemos los bártulos y comemos en las cercanías del Refugio de Zabala. Tras reponer fuerzas nos acercamos a una pequeña cascada que hay junto al refugio y ensayamos la colocación de los anclajes de hielo. Tras esta práctica y metiéndose ya la niebla, bajamos al aparcamiento. Ha sido un día largo e intenso con muchos elementos que debemos ir asimilando.
El segundo día, también con una temperatura de -11º, nos vamos directamente a la zona del Zabala, allí empezamos nosotros solos y con la supervisión de Fran a aplicar los conocimientos aprendidos el día anterior. Divididos en dos parejas empezamos a preparar nuestro primer rapel, buscamos un buen anclaje en roca, nos aseguramos y ¡¡¡a bajar!!! parece que somos unos alumnos muy aplicados...la cosa sale bastante bien, sólo tenemos algún lío con los dichosos nudos. Terminada esta práctica volvemos a rebozarnos en la nieve practicando la técnica de autodetención. A continuación nos ponemos con la progresión simultánea con seguros intermedios, las cordadas y con la progresión en glaciar. Con las tripas vacías y algo de cansancio,comemos y terminamos con la progresión con crampones.

La vuelta la haremos por una laguna de Peñalara totalmente helada y en un ambiente relajado y feliz tras todo lo aprendido en el fin de semana.
Desde aquí dar las gracias a Fran, nuestro profe, por lo bien que nos ha sabido trasladar todos sus conocimientos...ahora nos toca a nosotros poner en práctica todo lo aprendido.













lunes, 8 de febrero de 2010

Travesía El Escorial - San Rafael

Romel en Abantos

Tras unas semanas de inactividad montañera, el anteriormente conocido como el Montañero Errante buscaba reconciliarse con la montaña, esa que en su último encuentro le jugó una mala pasada y para ello propuso hacer la travesía El Escorial-San Rafael siguiendo las marcas del GR-10 y el GR-88. La ruta aunque no presenta ninguna dificultad técnica si requiere de una buena condición física debido a su longitud y al desnivel que hay que salvar al comienzo.
Nos citamos en El Escorial a las 9. El grupo está formado por Nacho, Mario, Julin, Rubi, Ana, Isra y yo. Tras un desayuno en el bar de la estación de El Escorial, por cortesía de Julín, comenzamos a andar y sobretodo a subir y a subir pasando por El Paseo, la Lonja del Monasterio, el embalse del Romeral. No hay respiro, en menos de dos horas salvamos los más de 800 metros de desnivel que separan nuestro punto de partida del Pico Abantos. Tras unos minutos para reponer fuerzas y contemplar las espectaculares vistas continuamos ahora por un camino marcado por las franjas rojas y blancas del GR10. Este camino sigue la divisoria entre Castilla Léon y Madrid. A un lado queda Peguerinos y toda la sierra de Malagón con Cueva Valiente como pico más alto y al otro las cumbres nevadas de la Sierra de Guadarrama, el embalse de la Jarosa y el mausoleo del carnicero también llamado Cruz de los Caídos.
El entorno de paz y tranquilidad que nos rodea (sólo roto por los malditos Quads y motos de cross) se refleja en nuestro pausado caminar, llevamos tres horas de caminata y el Refugio de La Salamanca, se ve lejos, muy lejos, hay que apretar la marcha un poco si queremos llegar a San Rafael para coger el tren de las 17:17. Poco antes de las tres con nuestros estómagos vacíos llegamos al punto más alto de la travesía el ya mencionado refugio de la Salamanca (1789 m). Acelerados por la niebla que empieza a meterse, el frío, y el horario del tren comemos como pavos, tomamos un chupito de orujo y descendemos hasta el Collado del Hornillo dónde enlazaremos con el GR 88 que en una hora y media entre arroyos y pinares nos deja en el apeadero de San Rafael, aquí cogemos el tren que nos lleva a Villalba y de Villalba a nuestro punto de partida, El Escorial.
En definitiva un bonita ruta que entre otras cosas sirvió para resarcir al que en algún momento se ha conocido como el montañero errante.


View El Escorial-San Rafael in a larger map

Ruta aproximada

Parte del grupo en el paso de los Alpes del Escorial

Montón de Trigo, Cuerda Larga y Maliciosa nevados

El grupo en Abantos

Abantos, abajo el Monasterio de El Escorial y enfrente las Machotas

Isra y yo

Romel contemplando el paisaje


De camino a la Salamanca

En el GR 88 hacia San Rafael

Llegando a meta

Apeadero de San Rafael, esperando al tren