lunes, 28 de junio de 2010

Por la laguna de los pájaros



Con la llegada del solsticio de verano y por aquello de que los días son más largos, Isra y yo intentamos hacer una marchita vespertina-nocturna por la sierra y digo intentamos porque este año con las fuertas tormentas caídas casi nos quedamos con las ganas. El sábado quedamos en El Escorial a las 16.30 para desde allí desplazarnos en mi soñada y esperada furgo(que ya presentaré más adelante) hasta el puerto de cotos desde dónde teníamos previsto, igual que el año pasado, hacer la circular de Peñalara.Antes paramos en el Carrefour para comprar unos chorizos criollos, un trozo de queso, pan y agua, vamos lo típico e imprescindible para cualquier marcha montañero.
El cielo totalmente negro sobre la sierra nos indicaba que posiblemente tendríamos que pasar la tarde-noche en la furgo. Comenzamos a subir el puerto de Navacerrada y empieza a caer como si fuese la última vez. Ante este panorama decidimos tomarnos un cafetito en Venta Arias mientras vemos el Uruguay Corea y esperar a ver si con suerte escampa. Tras más de media hora parecer que el aguacero cesa aunque la amenaza de esas nubes negras continúa sobre nuestras cabezas.


Nos dirigimos hacia Cotos y parece que el tiempo nos da una tregua, sin pensarlo mucho, nos ponemos las botas, cogemos las mochilas y empezamos la ruta...son casi las siete, hacer la circular está descartado. Optamos por un agradable paseo hasta la Laguna de los Pájaros, la cantidad de lagunas, pequeñas cascadas y riachuelos es impresionante...Tras un pequeño descanso disfrutando de las vistas del Valle del Lozoya y la Cuerda Larga volvemos por el mismo camino. Ya de noche llegamos al aparcamiento de Cotos dónde practicamente no queda nadie. Ahora viene lo mejor, que es preparar en la furgo esos chorizos criollos y dar buena cuenta del queso y el lomo que llevamos. Para finalizar la noche...un purito a la luz de la luna llena que asoma entre las Cabezas de Hierro.

Simplemente respirar

Eddie Vedder, directo al corazón. Temazo

jueves, 17 de junio de 2010

Hasta siempre Juanma




Juanma se fue. Se lo llevó el agua en los barrancos de Mascún. Zona de montaña, territorio de Juanma. Se fue haciendo lo que más le gustaba, sin darse cuenta, de repente. De forma injusta. La montaña se cobró su tributo en una de las personas que más la amaban y la respetaban. Juanma conocía las reglas del juego, las aceptaba y asumía. Se ha ido un montañero y eso quiere decir que con nosotros ya no está una persona íntegra, solidaria, compañera, aventurera, deportista y amiga. No son palabras huecas, son los valores de las gentes de la montaña, los valores que transmiten las cimas y las cumbres que tanto le costó y le gustó hollar. Son los valores de Juanma, los valores de un montañero de los pies a la cabeza. Por eso, todos lo que le acompañamos en alguna de sus ascensiones y travesías tendremos siempre presente su recuerdo y, no lo dudes, Juanma, que en todas las cumbres en las que estemos los que contigo compartimos algún que otro 'paseo' habrá siempre un hueco para ti, junto a nosotros, mirando en lontananza y sintiéndonos afortunados por contemplar ese mar de nubes inmenso e inabarcable que sólo, los que subimos hasta el final del camino por empinado que sea, sabemos que existe. Va por ti, amigo.