domingo, 4 de julio de 2010

Otra vez por Peñalara


Pues sí, una semana después y otra vez a Peñalara. Ya no se la de veces que he subido por Peñalara desde que lo hiciera por primera vez allá por noviembre de 1995...ha llovido un poco desde entonces y lo sigue haciendo, sin ir más lejos el pasado viernes, aunque por suerte no llegasemos a mojarnos y eso que estuvimos, durante las casi cuatro horas que duró la marcha, rodeados por dos tormentas: una por la cuerda larga y la otra por la zona de la Mujer muerta. Esta vez iba acompañado por Rubi y sí pudimos hacer lo que teníamos previsto: la circular de Peñalara. Salí de trabajar, llegúe a casa cogí la furgo y me fuí directo al El Escorial a recoger a mi acompañante, por el camino fuí disfrutando de la inesperada derrota de Brasil en el mundial...empezaba bien la tarde. Llegamos al aparcamiento,donde estamos practicamente solos. Nos preparamos y comenzamos la marcha, la temperatura era ideal y el Peñalara estaba sólo para nosostros, unicamente nos acompaña el zumbido de los truenos de las tormentas que nos rodean. En algo más de una hora estamos en la laguna de los pájaros, sin apenas descanso continuamos hasta el Risco de los Claveles y de ahí hasta el Peñalara, las nubes negras se siguen acercando peligrosamente, el sol pinta el cielo de un naraja espectacular. Rapidamente descansamos tomamos un tentempié y contínuamos la marcha...los rayos dan un poco de canguelo.



Tras casi cuatro horas llegamos a lugar de origen vivitos y coleando y sin mojarnos que ya era difícil. Ahora sólo queda sacar la cocinilla, la mesa y las sillas, y preparanos un bocata de salchichas a la luz de los rayos mientras de fondo en la radio dan la tanda de penaltis del Uruguay Ghana. Viernes glorioso para acabar una semana de calores, apretones y "huelgas salvajes".

1 comentario:

Eduardo dijo...

Hola Dani, me alegro de que te gusten las fotos de Ordesa, por otra parte era fácil hacer buenas fotos estando el Valle tan espectacular. Me he tomado la libertad de enlazar tu dirección a mi blog.

Siempre es un placer andar por Peñalara, disfruta de Ordesa y estaré atento a tus crónicas.

Saludos,

Eduardo.