jueves, 16 de septiembre de 2010

Pared glaciar del Vignemale

Petit Vignemale, la Punta Chausenque, el Pitón Carré y el Pique Longue

Para acabar nuestro periplo por tierras pirenáicas nos hacía especial ilusión llegar hasta la base del Vignemale para disfrutar de su glaciar (ahora que cada vez van quedando menos) y de la que dicen una de las mejores vistas de todo el Pirineo. Para subir a cualquiera de sus picos por esta vertiente se necesitan al menos dos días y nosotros no teníamos tiempo, pero seguro que volveremos para hacerlo.
El caso es que después de haber subido al Taillón, las piernas empiezan a coger forma y hacer esta ruta de casi 20 km no nos supuso mucho esfuerzo, cierto que tampoco tiene mayor dificultad que andar. La ruta parte desde el mega-aparcamiento de Pont d´Espagne, que es de lo más parecido al Parque de Atracciones con su teleférico y telesilla incluídos. Nosotros optamos por el tren de San Fernando y tomamos las indicaciones del Gr-10. En unos 50 minutos llegamos a Lago Gaube, la facilidad de acceso (en telesilla llegas en 15m) no le resta un ápice de belleza, rodeado de pinos negros, una serie de cascadas y allá al fondo la pared del Vignemale...un espectáculo. Rodeamos el lago y comienza una ligera y constante subida, atravesando cascadas y riachuelos y que en un par de horas escasas te deja en el Refugio de Oulettes. El refugio cuya terraza disfruta de una de las vistas más majestuosas que pueden verse en el Pirineo, es el punto de partida perfecto para ascender al Petit Vignemale, la Punta Chausenque, el Pitón Carré, o el Pique Longue, . Como curiosidad en este refugio además de que se habla perfecto español, no se sirve coca-cola, allí lo que se toma es EHKA, un refresco de cola vasco...la verdad es que no está nada mal. Tras torrarnos durante casi dos horas, emprendemos la vuelta por el mismo camino, otra vez haciendo rallye, en menos de dos horas estamos en el parking, pagamos 5,50€ y nos volvemos para Cauterets.
Esta es una bonita ruta para todos los públicos que permite ver un paisaje único. Su visita es obligatoria.


Lago Gaube

Panorámica del Lago Gaube, al fondo el Vignemale

Refugio Les Oulettes de Gaube

El circo glaciar

Aqui la ruta:

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Taillón 3144


El Taillón cubierto por la niebla

Este famoso pico era otro de mis objetivos para mis vacaciones por Pirineos, primero por la ausencia de dificultad técnica, segundo que se hace en un día y tercero que es una ruta muy bonita y pasa por la archiconocida Brecha de Roland, en la que ya había estado hace unos cuantos años y a la que tenía ganas ya que por entonces todas las fotos que allí hice se perdieron al romperse la tapa de la cámara y velarse todos los carretes (carretes, ¡¡¡que tiempos!!!).

Pues para realizar esta ruta tomamos como punto de partida el Col de Tentes que es el final de la carretera que sube desde Gavarnie hasta la pista de esquí. Dejando atrás remontes y montes pelados, llegar a este punto es un espectáculo para los sentidos, se presentan frente a ti una pared de roca dónde destacan el Taillón, el Gabieto, el Casco de Marboré y los Astazu..

Según las previsiones que me daban de España y que daban también en la Oficina de Turismo, el lunes sería un buen día.

El domingo subimos para el Col de Tentes para hacer noche allí, aunque una señal bien grande avisa: “Camping-Car interdit la nuit”, vamos lo que viene siendo “Prohibido furgos por la noche” como buenos españoles hacemos caso omiso a las señales…¿quien va a subir hasta allí para ver si hay alguien durmiendo?. Pasamos la noche en este privilegiado lugar, suena el despertador y también un ruidillo sobre la carrocería que se parece mucho a cuando llueve, aparto uno de los oscurecedores de la furgo, y…o me he equivocado de dia o el señor del tiempo de Francia anda de vacaciones, ni rastro del cielo azul, del buen día, del sol…diluvio universal, rayos y viento, vamos, lo mejor para andar por la montaña. Parece que hoy no va a poder ser, habrá que buscar una alternativa.


Con este tiempo mejor quedarse al calor de la furgo


Para mañana Martes las previsiones dan el mismo mal tiempo. Habrá que esperar al miércoles. Pues nada, subimos el martes noche para el Col de Tentes, parece que la cosa empieza a mejorar, nos acostamos y suena el despetador a las 6:30, me asomo de nuevo y…maldición, no se ve nada, una espesa niebla impide ver a más de un metro, además llueve…parece que hoy tampoco. Empiezo a sentirme como Iñaki Ochoa cuando desde el Campo base esperaba unas condiciones climatológicas favorables para subir el Kangchennjunga o el Everest, sólo que unos 5.000 metros más abajo.

Indignados (yo especialmente), nos bajamos para Gavarnie y el Valle de Ossoue para pasar el día. Paso por la Oficina de Turismo y para mañana jueves aparece en la hoja de previsiones un sol radiante, ya no me fío, perom por si acaso esta noche volvemos, y van tres, a dormir en el Col de Tentes.


La furgo-refugio y el Taillón


Suena el despertador, cruzo los dedos y….!!!por fin!!!! Cielo azul, ni una sola nube y eso sí mucho frío. 6º en la furgo y 3º en el exterior. Hoy va a ser el día. Desayuno, preparo mi mochila, el GPS y adelante. Miriam subirá más tarde y sólo hasta la Brecha de Roland. El primer kilómetro discurre por asfalto hasta el Puerto de Bujaruelo, desde aquí se transita por un sendero que discurre bajo la cara norte del Taillón y los Gabietos alcanzando poco a poco altura hasta que se rodean estas moles. En este punto hay que salvar una cascada, que tiene partes heladas, aún así gracias a las cadenas de hierro su subida es muy fácil, tras pasar este tramo, aparecen ante mis ojos el Refugio de Sarradets, con la imponente brecha detrás…y un armiño que juguetea conmigo mientras intento hacerle una foto. Desde aquí y sin apenasdescanso paso por el Refugio, subo hasta la Brecha y continuo hasta el objetivo de hoy, el Taillón, en la bajada ya tendré tiempo de ir parando y haciendo fotos. Cuando llego, la cima del Taillón es sólo para mí, no hay absolutamente nadie. Este "espacioso" pico es un mirador excepcional de tlos Pirineos dónde destacan el macizo del Vignemale, las tres Sorores, los Astazu, el Neouville, Balaitous, el Cañon de Ordesa, el Refugio de Goriz, el Midi de Bigorre con sus antenas etc,etc. Durante una hora disfruto de las vistas, y charlo con mi francés de Tip y Coll con algunos montañeros galos. Como algo y me bajo hacia la Brecha para hacerme esas fotos pendientes. Por el glaciar veo subir a Miriam, me refugio en la vetiente española y espero a que llegue. Allí pasamos un largo rato, disfrutando del lugar y de los personajes que por allí andan. Después bajamos haciendo “rallye” hasta el punto de partida.

La verdad que esta es una ruta muy agradecida, permite con relativo poco esfuerzo disfrutar de lugares tan alucinantes como la Brecha.

Vista con el Macizo del Vignemale al fondo


Refugio de Serrradets y parte de la Brecha


La Brecha


El dedo, camino del Taillón


En la cima del Taillón, con el Vignemale en mi rodilla



Las Tres Sorores desde el Taillón


Aquí la ruta:



martes, 14 de septiembre de 2010

Pic Neouvielle 3091

Pequeño nevero con el Neouvielle al fondo

Aprovechando las vacaciones con mi amiga Miriam por los Pirineos franceses me había propuesto hacer algún pico que tuviese cero complicaciones técnicas y que se pudiese hacer en un solo día. Como la entrada al país galo la haríamos por Bielsa, tuve conocimiento por medio de algunos libros y mapas de la existencia del Pic Neouville, que está enclavado dentro bonita reserva que lleva el mismo nombre. Nos despertamos tempranito en el Área Municipal de Pineta (¡¡¡impresionante lugar para pernoctar!!!) en la que habíamos pasado dos noches y tiramos dirección al túnel de Bielsa para pasar la frontera. Primer contratiempo, el túnel está de obras y no abre hasta las 8, toca esperar. Mi idea de subir tempranito empieza a desvanecerse. A las 8:05 nos dan paso por el túnel, llegamos al desvio a la Reserva, paramos en un coqueto bar y desayunamos, ponernos a preparar el desayuno antes de la subida nos haría retrasarnos bastante más. A las 9 subimos dirección a la reserva. Segundo contratiempo, me “fumo” el desvío que lleva al Lago d´Auberte, punto de inicio de la ruta, y me voy hasta el lago Cap de Long. Vuelta hacia atrás, cogemos el devío correctamente y a las 10 llegamos al punto de inicio. Preparamos mochilas y Miriam se queda estirando, en principio si sube lo hará a su ritmo y tranquilamente, me dice que me vaya sólo. Son las 10:15…buenísima hora para andar (nótese la ironía).

El lago d ´Aubert

En lo que pude informarme de esta ruta, está catalogada como una de las más fáciles del Pirineo y quizá técnicamente en verano lo sea, ahora, que no me digan que está bien indicada y que no hay que estar bien preparado físicamente. La ascensión se hace por un glaciar residual, con sus piedras, piedrecitas y piedrones que dificultan muchísimo llevar un paso y un ritmo normales, además hay marcados con hitos muchos caminos diferentes lo que hacen que te vuelvas un poco loco buscando el más apropiado…quizá yo sea un poco paquete pero si no llega a ser por el GPS, quizá me hubiese ocurrido como a Miriam que siguiendo los hitos tomó el camino que sube al Torreon de Raumond.


En algo más de dos horas estaba en la cima, comí, descansé, disfrute con los descarados pajarillos que se comen las migas que vamos dejando, hice fotos, me acordé de dos personas que ya no están con nosotros y que hubiesen disfrutado tanto como lo estaba haciendo yo en ese momento… y en el momento que me disponía a empezar a recoger para emprender la vuelta sonó un silbido familiar “fififififiu”, miro hacia abajo y veo unos brazos que me saludan, me fijo ¡¡¡es Miriam!!!, que está pasando bajo la cima y se la está pasando de largo, le digo que vuelva hacía atrás, bajo a buscarla y subo con ella para acompañarla en su primer tresmil…la verdad es que no me esperaba que apareciese por allí. Pues una hora más en la cima, a lo lejos pueden verse El cilindro Marboré, Monte Perdido, el Casco, la Brecha, los Astazus, el Taillón, el macizo de Vignemale…y cientos de picos que no conozco. Tras el disfrute, toca bajar, en hora y media estamos en la furgo, En total han sido casi 10 km y cuatro horas de marcha sin contar las paradas. Personalmente, exceptuando las impresionantes vistas y la buena compañía en la bajada, la ruta en sí no me ha gustado, odio tanta roca…y mis tobillos también.

Al fondo Gavarnie con el Casco y la Brecha de Roland

Con Miriam en la cima

Aquí la ruta: