lunes, 27 de diciembre de 2010

Despidiendo el año en Peñalara


Es ver las cumbres de la sierra cubiertas de nieve y me entra una cosa así por dentro que no puedo resistir...el ansia viva que diría José Mota. Entonces, el día 24 es nochebuena y me gusta salir un poco durante el día y tomarme unas cervezas, no puede ser, el 25 después del atracón de la noche anterior apetece más bien poco ponerse a patear, tampoco puede ser, así que sólo me quedaba el 26 para quitarme un poco el mono. Pues nada, toca madrugar ,y hoy más que nunca, si se quiere tener un día relajado sin atascos ni agobios, que es de lo que se trata cuando vas a la montaña. Pero sé
que no es el mejor día: Domingo+navidad+nevada reciente = La sierra de Madrid parece el parque sindical.
Cuando llego a Cotos no son las todavía las 8 de la mañana y aún es de noche. En el parking se ve más movimiento del habitual al de un fin de semana normal a estas horas. Numerosos montañeros preparan sus macutos, algunos con cuerdas, crampones y piolets, otros con raquetas, otros con esquís de travesía. Promete ser un gran día. El sol empieza a asomar a mi espalda, por la Cuerda Larga. No siento mucho frío, a pesar de las previsiones. Me calzo las botas, preparo el equipo (raquetas incluidas) y comienzo la marcha. El camino me lo sé prácticamente de memoria, si no me equivoco creo que este año he pasado por aquí al menos unas tres veces, pero en esta ocasión es diferente, todo está cubierto de nieve. Por lo temprano de las horas y que todavía no ha pasado mucha gente, la nieve está perfecta para caminar sin tener que llevar ni raquetas ni crampones. Tomo el camino que indica a las cumbres. Ya me gustaría haber ido por la Laguna y subir por alguno de los tubos... pero yendo sólo mejor hacer algo más seguro.
El sol empieza a salir y la nieve empieza a ablandarse, momento para ponerse las raquetas que para eso las he cargado y con ellas puestas llego hasta el cordal que lleva a Dos hermanas, allí la nieve pierde todo su espesor y se convierte en una fina capa de hielo. Me quito las raquetas y continúo "a pelo". Por vagueza no he sacado los crampones y eso me supone algún que otro susto en forma de resbalón pero la cosa no va a mayores y llego sano y salvo al punto más alto de la Comunidad de Madrid, Peñalara. En la cima llegamos a ser un máximo de 6 personas. Durante más de media hora disfruto de las espectaculares vistas de Segovia y de toda la Sierra completamente nevada.
Me calzo lo crampones, ahora sí, y empiezo a bajar por el mismo trayecto de subida. Por el camino de vuelta me encuentro con muchísimos montañeros a los que, por las horas que son, supongo se les han pegado las sábanas. Creo que he tenido mucha suerte de haber disfrutado de la cima sin apenas gente.
Cuando bajo a Cotos,horror, la idea de tomarme un caldito y un bocata en la furgo se desvanece...y es que
Domingo+navidad+nevada reciente = La sierra de madrid parece el parque sindical. Mejor como en casa. Cojo la furgo y tras casi media hora consigo salir del parking...eso sí con el ansia calmada y una amplia sonrisa.

Feliz año 2011 para todos aquellos que pasais por aquí aunque sólo sea unos segundos y en especial para todos con los que he podido compartir tan buenos y también duros momentos a lo largo de este 2010. Y un recuerdo muy especial para una grandísima persona enamorada de las montañas que desgraciadamente en este año nos dejó. Para tí Juanma.








jueves, 23 de diciembre de 2010

Flojos de pantalón

La de veces que nos habremos cantado esta canción y no me canso.
Pero que grande es este tío




Surge la escena en un salón
niñas en promoción
momias poniendo precio
ambigüedad.
Alguien va presumiendo
discreción
flojos de pantalón
líderes del diseño novedad.
Son la musa que inspira
la ambición
sueño de libertad.
Noches al pie del cañón
fuerza de voluntad.
Es una tribu de ficción
síndrome de bufón
héroes de novelista berbiquí.
Provocando desprecio
y reacción
lucen su condición
dueños del desparpajo frenesí.
Son la musa que inspira
la ambición
sueño de libertad.
Noches al pie del cañón
fuerza de voluntad.
Y tú mientras asumiendo
rebuscando
renegando de tu tiempo.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Por la Peña la Cabra (1.830 m)


Al norte de la Comunidad de Madrid se encuentra una comarca que no por olvidada y desconocida deja de ser uno de los lugares mas bellos de todo Madrid. La Sierra del Rincón, también conocida como la Sierra pobre, nada tiene que envidiar por paisajes, pueblos, gastronomía y montañas a su hermana mayor, la Sierra de Guadarrama, si acaso el no "gozar" del bullicio, presión y masificación que está última soporta.
Pensando en un lugar que no tuviésemos tan trillado como la Sierra, a Isra y a mí se nos ocurrió que podríamos ir a la Sierra del Rincón y así de paso podíamos tomar algo con David, cuñado de Isra y agente forestal de la zona. Quedamos con él a las 9:30 en Puebla de la Sierra para desayunar, como gran conocedor de la zona nos recomienda que hagamos la Peña la Cabra, una ruta no muy larga pero muy agradecida. Y eso hacemos.
David nos deja en el punto de inicio, a poco menos de un kilómetro saliendo de Puebla dirección Robledillo de la Jara y se marcha a trabajar. Nos quedamos Isra y yo sólos ante una empinada subida que transcurre entre un robledal que a estas alturas se encuentra totalmente pelado de hojas. Tras esta fuerte subida inicial marcada por las huellas de las motos, llegamos a una pista más "amable" y que nos va llevando hacia el sur0este en dirección opuesta a nuestro objetivo y que termina en el collado de Larda. Continuamos ahora por una estrecha senda que discurre entre las jaras y que es el paso natural de vacas y ovejas. Este punto es un mirador perfecto de la totalidad de la ruta. Al frente la Peña de las Cabras y la pista que nos llevará a ella, y a nuestra derecha Puebla de la Sierra, el punto de partida. Desde aquí siguiendo la pista y en menos de media hora estamos bajo la Peña, ahora y haciendo honor a su nombresólo falta hacer un poco "el cabra" y subir y en ocasiones trepar hasta la cima. En poco menos de dos horas y media estamos en la cima. Las vistas son realmente espectaculares, se puede ver toda la sierra madrileña y parte de la alcarreña; sierra de la cabrera, el Mondalindo, la Cuerda Larga, Siete picos, Peñalara, los Montes Carpetanos, Somosierra, el Pico Tres Provincias y el Pico del Lobo, y el Ocejón entre otros muchos. Nos tomamos un aperitivo, hacemos las fotos típicas y de vuelta "casi"por el mismo camino y digo casi porque para bajar más directamente al pueblo en vez de llegar otra vez al collado Larda, tomamos un pedregoso y empinado cortafuegos que nos deja en la nada,ni camino, ni senda ni nada de nada, nos toca abrirnos paso entre altos matorrales en los que se ven los restos de las "camas" de los jabalíes. Afortunadamente no nos encontramos con ningún "guarro" pero sí con un mastín con muyyy malas pulgas que hace que modifiquemos discretamente nuestro itinerario. Una vez pasado este trance nos encontramos poco antes de llegar al pueblo con una alta y alargada valla que nos impide continuar nuestro camino,pero el instinto de supervivencia (¡ja!) nos hace tomar la dirección correcta y terminamos en un portón que da un pequeño puente sobre el Río de la Puebla y que nos deja junto a la carretera del pueblo. Tras más de cuatro horas y media estamos de vuelta. Llamamos a David y terminamos el día comiendo una sopa castellana, tortilla de patata, picadillo y morcilla en la Taberna Museo de Robledillo de la Jara, un lugar muy auténtico y encantador que merece una visita o dos...totalmente recomendable. Un gran final para un gran día.




Mapa de la ruta:

Descárgalo aquí

sábado, 11 de diciembre de 2010

Celebrando el Día Internacional de la Montaña



Hoy día 11 de diciembre Día Internacional de la Montaña que mejor manera de celebrarlo que subiendo a la montaña. Para ello hemos elegido una de las zonas de la Sierra de Guadarrama precisamente más castigadas por la acción del hombre; la Cuerda Larga, más concretamente el tramo que comprende el Alto de Guarramillas y su Bola del Mundo y telesilEn esta ocasión viene por primera vez con nosotros Rodrigo y espero que no sea la última ya que le ha tocado sufrir y no por la ruta en sí o por las condiciones climatológicas. Su sufrimiento viene más por una larga noche y por la gran ingesta de líquidos (y no precisamente agua).Con todo ello la ruta comienza a las 9 en el puerto de Navacerrada, debido al calor y la lluvia de las últimas jornadas apenas queda nieve y seguramente por ello el aparcamiento se encuentra prácticamente vacío. Subimos al Alto de Guarramillas por la pista, que aún guarda las pintadas de ánimo a los ciclistas que subieron por allí en la última Vuelta a España (otro ataque más a nuestra montaña).Llegamos a la base de las antenas y ahí nuestro nuevo acompañante empieza sentir los excesos de la noche anterior...todavía le queda por sufrir el tobogán de empinadas subidas y bajadas que llevan hasta la Cabeza de Hierro menor. Aquí damos una tregua a Rodrigo y decidimos que no vamos a hacerle sufrir más y que hasta aquí hemos llegado, tomamos un tetempié, descansamos un poco y emprendemos la vuelta. A las 13:40 estamos de vuelta en el aparcamiento.Gran día y vuelta a la montaña después de unos meses sin pisarla...ya había ganas

El track de la ruta:


Descárgalo aquí