lunes, 22 de agosto de 2011

No queda sino luchar

Para tí, amigo.



Hay miedos que se acurrucan
entre uno y otro escalón
de la escalera que sube
de tus sueños hacia el sol

Y te acechan y no dejan
que tú elijas tu lugar
no queda sino batirnos
no queda sino luchar

Hay dudas que nos mutilan
hay deudas del corazón
hay días que nos estorban
hay “dioses” que van de dios

Pero hay voces que no callan
si las sabes escuchar
son los gritos de tu gente
que te animan a luchar

Y verás que en la vida hay que sufrir
y verás que en la vida hay que luchar
y al final si eres fuerte ganarás
no queda sino batirnos
no queda sino luchar

Ten cerca siempre a un amigo
y al enemigo a tu par
para aprender como piensa
y cuando actúe reaccionar

Las traiciones que bien matan
son las hechas con amor
y no hay estocada más grande
que el acero de una voz

Y verás que en la vida hay que sufrir
y verás que en la vida hay que luchar
y al final si eres fuerte ganarás
no queda sino batirnos
no queda sino luchar

Y el sudor de tu frente saciará
tu sed de tener sueños y vivir
y la vida será tu mayor rival
no queda sino batirnos
no queda sino luchar

Hay miedos que se acurrucan
si les cobija tu voz

4 comentarios:

Anónimo dijo...

así es! en la vida hay que sufrir y hay que luchar. a nosotros nos toca ahora gritarselo sin parar...Vamos a ganar!
Dani, no la hay mejor para la ocasión. Besos
Belén

Dani dijo...

Ahí estaremos para luchar, para gritar para lo que sea. A por ello. Besos

Anónimo dijo...

este finde estuvimos en el festival en vivo de Getafe y los Magos de Oz nos hicieron recordar enormemente a Isra, dadle un abrazo y que sepa que le enviamos muchísima fuerza, espero que esa fuerza mental le sirva¡¡ bss. montse. cervecepica.

José Luis Sáez Sáez dijo...

Por si fuera interesante o útil para ti o para los lectores de tu página web, tengo publicado el siguiente blog:
http://plantararboles.blogspot.com
Se trata de una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

Salud,
José Luis Sáez Sáez