lunes, 30 de julio de 2012

Por los Valles de Benasque

Posets y Las Espaldas desde Viadós
Hola, ¿hay alguien por ahí? S,í hace ya algunos meses que no paso por aquí y los motivos nos son otros que el tener la cabeza ocupada con asuntos más importantes, la falta de historias que contar y como no también la dejadez.
Hoy vuelvo de nuevo para contar lo que ha sido el intento de completar la circular que rodea al macizo del Posets. La idea surge en una conversación con Rubi y en las ganas que ambos teníamos de hacer algo montañero, por lo que nos propusimos hacer esta clásica ruta pirenáica. Para ello contamos con Rodrigo, un novato en estas lides, aunque ya cuenta en su haber la ascensión de las tres cumbres más altas del Pirineo (Aneto, Perdido y ahora Posets)
Partimos desde el parking de la Pleta de l´Estalló en la localidad oscense de Eriste, con la intención de en unos cuatro días estar de vuelta en el mismo punto habiendo recorrido los casi 50 kilómetros que unen los Refugios de Ángel Orús, Viadós y Estós y además incluyendo la ascensión de la segunda cota más alta de los pirineos, el Posets. Este plan inicial se verá alterado por unas heridas en los pies que impiderán a Rodrigo continuar caminando.
El sábado 21 a las 18:30 llegamos al parking de la Pleta d Estalló, junto a la espectacular cascada Espigantosa, desde dónde cargados con los pesados (más para unos que para otros) macutos tomamos el marcado camino que nos conduce por el barranco de la Aigüeta de Grist. Despúes de un terreno suave entre pinos llega la última y zigzagueante pendiente que nos da acceso al Refugio Ángel Orús.
Aún sudorosos tras el esfuerzo del último tramo hacemos checking y disfrutamos cerveza en mano del espectacular paisaje que nos ofrece este refugio. Las instalaciones son las típicas que suelen ofrecer este tipo de alojamiento... los olores también. Nos acostamos cuando aún ni han salido las estrellas, para el día siguiente nos espera uno de los platos fuertes...el Posets.


Canal Fonda. Al fondo el Posets

Posets (3.375)

Domingo 22. Desayunamos fuerte y la las 7:30 estamos listos para la batalla. Tomamos el sendero que sale de la parte trasera del refugio en dirección NE. Tras superar una primera parte accidentada, entre grandes bloques de piedra, llegamos a la orilla del torrente Llardarneta, lo cruzamos por un desvencijado puente y seguimos el evidente camino que asciende en dirección NW hacia la entrada de la Canal Fonda. Llegados a este punto nos colocamos los crampones, aunque es un paso fácil, hacerlo sin los pinchos se puede convertir en un pequeño infierno, por ello recomiendo que si no los tienes los alquiles en el refugio. Una vez pasados los neveros, avituallamiento y comenzamos la parte más empinada, pedregosa y disfrutona de la ruta que finaliza con un fácil cresteo que nos deja en la misma cima.
La Diosa Pirene se ha puesto de nuestro lado y nos ha regalado un limpio y espectacular día y podemos disfrutar de las impresionantes vistas que ofrece el segundo pico más alta de los pirineos. Se distinguen con claridad, las Tres Sorores, el Vignemale, el Aneto, Bachimala y otros muchos picos míticos de la cordillera. Tras las fotos de rigor y la distendida charla con unos compañeros vascos toca la bajada. Es uno de esos descensos en los que cuádriceps, tobillos y dedos gordos de los pies se acuerdan de toda tu familia...bajada a tumba abierta. A las 14:00 estamos de vuelta en el refugio, algo más cansados que cuando salimos y con los pies más machacados de lo esperado. No hay mejor manera de recuperarse que con una buena jarra de cerveza y unos huevos fritos con patatas y filetes rebozados.
La tarde la aprovechamos unos durmiendo la siesta y otros tomando el sol en la terraza del refugio. Y también charlando con un tejano (de Texas) enamorado de España y sobretodo de las españolas.  Por la noche "cenaca" en el Refugio, sopa de champiñones, pasta gratinada y albóndigas... E S P E C T A C U L A R ( ¿verdad Rodrigo?).


Track:


Travesía Refugio Ángel Orús al Refugio Viadós

Refugio Ángel Orús
Lunes 23. Toca travesía desde el Ángel Orús hasta el Viadós o Biadós como se quiera, atractiva ruta con un desnivel de subida de 800 metros y de bajada de 1.100.. En su inicio hasta la Canal Fonda  la ruta comparte camino con la ascensión al Posets. En este punto nosotros seguiremos junto al torrente Llardaneta hasta el Ibón de mismo nombre. Aquí los pies de Rodrigo empiezan a pedir clemencia y la empinada bajada hasta el precioso refugio serán un suplicio. Llegados al alojamiento y tras unas cervezas y una merecida ducha barajamos las diferentes posibilidades que tenemos. Continuar la ruta inicial es imposible. la opción más razonable es tomar un taxi desde aquí que nos lleve hasta el coche, la broma sale por 170 euros. Como el lugar es único, de los más bellos que yo haya visto en Pirineos decidimos reservar un día más en el refugio, que los pies de Rodrigo tomen un poco de aire y aprovechar Rubi y yo para hacernos una cima más, una cima que pasa desapercibida para muchos pero que merece mucho la pena, el Gran Bachimala. A todo esto mis pies no es que estén muy allá que digamos, ampollas y una uña negra como la costa gallega en el desastre del Prestige,  Con uña negra y con ampollas yo subo al Bachimala sí o sí, la bajada ya veremos como se da.


Gran Bachimala (3.174 m)

Panóramica desde el Bachimala
Martes 24. A las 8:20 tomamos el sendero que sale de la parte trasera del refugio y que está marcado por una señal de color verde. El inicio transcurre por el barranco de Orielles rodeado de un frondoso pinar. En 20 minutos llegamos a un collado herboso que desemboca en la Cabaña Culreba, desde aquí siguiendo los hitos ascendemos por el cordal de La Raspa hasta el Collado Señal de Biadós. Algo despistados nos pasamos de largo este punto y tenemos que desandar lo andado. Desde aquí se puede subir a cuchillo a la Punta del Sabre o continuar como hicimos nosotros por la ruta más fácil y menos expuesta que lleva, sin respiro en continuo ascenso por la cuerda que finaliza en una fácil y algo expuesta  cresta que desemboca en la cima del Gran Bachimala. En lo más alto coincidimos con un par de franceses, para ellos es la Punta Schrader. Ya de vuelta, en la cresta que antecede la cima nos cruzamos  con Jordi, un niño de 11 años que lleva ya 7 tresmiles y su padre y con un grupo de vascos de unos 70 años...y es que en la montaña no hay edades. La vuelta la hacemos por el mismo camino de ida. A las cuatro estamos en el refugio, los despistes nos impiden disfrutar de los espectaculares platos que se preparan en este refugio. Nos conformamos con un bocata de jamón y una cervecita muy fría. 


Track:


El resto del día transcurre entre cervezas, imitaciones risas y la contemplación del paisaje que tenemos ante nuestros ojos. 
Miércoles 25. Nos levantamos con tranquilidad preparamos nuestros macutos y esperamos el taxi-furgo que nos llevará a la Pleta de l´estalló para recoger el coche. Recogemos el coche, comemos en Benasque y volvemos a regañadientes para Madrid.
A modo de conclusión y aunque el plan inicial tuvo que ser modificado valorar muy positivamente toda la actividad montañera, tanto las ascensiones al Posets y al Bachimala así como la travesía entre los dos refugios. El entorno del Posets-Madaleta es de los más impresionantes que yo haya visto en Pirineos.


A 3.375 metros. Posets


Vista panóramica desde el Posets

Collado da La Forqueta

Ibon de Llardaneta

La Punta del Sabre y el Bachimala desde Señal de Viadós

Ibon de Llardaneta